25 enero, 2017

Vistas

En su visita a la muralla podrá disfruta de unas increíbles vistas…

EL PAISAJE DE LAS ARCILLAS Y “LA NEVERA”

Teruel, como ya habrán podido observar, está construida sobre todo en ladrillo. Prueba de ello son nuestras Torres Mudéjares, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1986. Se utiliza sobre todo este material porque las arcillas se encuentran a muy corta distancia del Casco Histórico. Dicho entorno se denomina Paisaje de las Arcillas.

Durante el periodo Mioceno (hace entre 23 y 5 millones de años) se depositaron en la actual fosa de Teruel los materiales sedimentarios que hoy constituyen montañas de arcillas rojas, cuyos taludes quedan al descubierto a causa de la erosión y de la explotación humana a lo largo de siglos.

Consecuencia de la explotación de esta zona han quedado en el paisaje unos hitos característicos conocidos popularmente como “Los Monotes”. Son columnas verticales de arcilla que destacan sobre el entorno.

Nos encontramos en “La Nevera”, este paraje urbano se llama así por albergar en el pasado una Nevera o Nevero, lugar donde se almacenaba la nieve y se comprimía, para disponer de hielo en verano. En las inmediaciones, se descubrieron diversos hornos medievales, donde se trabajaba la arcilla para conseguir, tanto utensilios de cocina, como las piezas de construcción para las Torres Mudéjares.

IGLESIA Y TORRE DE LA MERCED

Se trata de un templo de tres naves con cuatro tramos y cabecera plana, construida durante la segunda mitad del siglo XVI y reformada entre 1780 y 1794 con la sustitución de las bóvedas originales por bóvedas de cañón. La torre fue construida al mismo tiempo que la iglesia, pero su estado actual es fruto de un recrecimiento durante el siglo XVIII.

La Torre de la iglesia de La Merced forma parte del  Patrimonio de la Humanidad desde 2001 cuando se declaró todo el Mudéjar de Aragón. Consta de tres cuerpos, los inferiores corresponden a la fábrica mudéjar, mientras que el cuerpo superior, de estilo neoclásico, corresponde a la ampliación del siglo XVIII.

ESCUELAS DEL ARRABAL

Archivo MunicipalRealizado entre 1902 y 1904 por el arquitecto tarraconense Pablo Monguió i Segura, es uno de los edificios más interesantes de la arquitectura de piedra y ladrillo de principios del siglo XX.

Destaca el uso combinado de los materiales en los que la piedra es el material prioritario y se utiliza tanto tallada en sillares toscos, como en mampostería. El ladrillo se destina para ejecutar los huecos o vanos del edificio. Encontramos dos alturas con vanos realizados con triple arcada. La horizontalidad del edificio se rompe con la elevación de los dos cuerpos laterales.

En este edificio se encontraban las Antiguas Escuelas del Barrio del Arrabal y en 1987 pasó a ser el Archivo Histórico Provincial de Teruel.

 

CEMENTERIO DE TERUEL

Se construye a partir de 1832 y a él se accede por el barrio de las estaciones, cogiendo la calle de  Dolores Romero y subiendo por la cuesta del Rosario.

Ya Miguel Ibáñez nos describe el cementerio en su “Topografía médica de Teruel” en 1895

Ocupa la cima de una colina, 70 metros más alta que la ciudad, y distante de esta a unos 800 metros. Es un paralelogramo rectangular de 11.900 metros cuadrados, divididos en dos patios casi iguales por la galería de nichos que corre por el primero. Esta galería, de regular construcción en general, está formada por tres hileras de nichos. Los osarios están encerrados entre el muro anterior de los nichos y el de sostén de las pilastras de la galería. El otro patio es un poco más pequeño, sin nichos, y el ángulo último de la derecha, se ve cortado por un muro que forma un reducido cuadro destinado a cementerio civil; con puerta independiente por la parte de Levante.

En el cementerio se conserva también parte de la arquitectura de piedra y ladrillo de Pablo Monguió i Segura. Este arquitecto firmó el Depósito de Cadáveres y algunos pabellones de eclesiásticos.

PUENTE DE LA REINA

Data de 1836, está realizado en sillería y sirvió de unión entre el centro de la capital y el barrio de San León. Su construcción se debe a un intento de que Teruel creciera a extramuros hacia la meseta norte.

Se trata de una composición clásica que consiste en un arco de medio punto resaltado y combinado con otro arco concéntrico en su exterior, este último se apoya en una especie de pilastras realizadas en bajo relieve. Hay que destacar la pendiente existente entre ambos lados del puente.

El puente sirve de paso tanto para peatones como para vehículos y está protegido para los peatones con unas sencillas barandillas realizadas en piedra, intercaladas en su parte central con barandillas de metal pintado.

PUENTE NUEVO

puente nuevoSe construyó en 1954 para unir el centro de Teruel de forma más directa con la Carretera de Alcañíz y salvar el desnivel del barrio de las Cuevas del Siete.

Este puente, al convertirse en un acceso más directo para los turolenses con el barrio de San León y los pueblos más cercanos, sustituyó al Puente de Isabel II o Puente de la Reina.

Se trata de una edificación sobre la que transcurre la Carretera de Alcañiz (N 420) y está construida formando grandes arcos de medio punto. Sirve de paso tanto para viandantes como para el tráfico rodado.